Embajada de Costa Rica

 Puntarenas

Puntarenas es una provincia de Costa Rica, ubicada en su zona occidental y abarcando la mayor parte de la costa Pacífica del país. Limita con las provincias de Guanacaste, Alajuela, San José, Limón y con Panamá. La Isla del Coco, ubicada a 550 km al suroeste de la península de Osa, es parte de la provincia.

 Su capital es la ciudad de Puntarenas, ubicada en el cantón del mismo nombre, que ha pasado de ser un pueblo, a ganar la categoría de ciudad, pues su población ha crecido mucho, al punto de llegar a absorber poblaciones aledañas, como Barranca. La ciudad de Puntarenas se ubica en una lengua de tierra de varios kilómetros de largo y unos 400 m de ancho, flanqueada por un estero por un lado, y el Océano Pacífico, por el otro.

 

 Puntarenas

Historia

El actual territorio de la provincia de Puntarenas fue habitado en épocas precolombinas por diversos grupos amerindios tanto de influencia mesoamericana como del Área Intermedia, que prácticamente ocuparon toda la costa desde el Golfo de Nicoya hasta la Punta Burica. Entre estos grupos se distinguen los huetares de occidente, los chorotegas, los quepoa, los bruncas, la nación de Coctú, y los buricas.

El litoral pacífico costarricense fue recorrido por los españoles primeramente por Juan Ponce de León, y luego, en 1522, por Gil González Dávila, que recorrió toda la costa puntarenense, desde el Golfo Dulce hasta el Golfo de Nicoya, y penetró en territorio nacional por la desembocadura del río Tempisque, hasta Nicoya y luego Nicaragua. En 1524, Francisco Fernández de Córdoba estableció la primera población española de Costa Rica cerca de la actual Esparza, la villa de Bruselas, que subsistió hasta 1527. En 1529, Juan de Cavallón y Arboleda llegó a Chomes por el camino de Nicaragua y Nicoya, y estableció el Real de la Ceniza, una guarnición española, entre las desembocaduras de los ríos Machuca y Jesús María, y desde allí dirigió las exploraciones que, a través del río Grande de Tárcoles, penetraron en el Valle Central. En 1556 se edificó en Chomes la segunda iglesia en territorio costarricense.

En 1563, el adelantado Juan Vázquez de Coronado siguió la ruta de Cavallón hasta la ciudad de Castillo de Garcimuñoz, fundada por este, y posteriormente, en alianza con reyes indígenas locales, dirigió una expedición hacia el sureste, donde entró en contacto con los quepoa y posteriormente, con los bruncas y coctús. La ciudad de Aranjuez, fundada en 1568 por Perafán de Rivera, fue el principal puerto español del Pacífico durante la etapa colonial.

Los españoles tuvieron un control parcial del territorio pacífico costarricense, bien asentados en la zona del Pacífico norte y central del país, pero su dominio no fue total más allá de Quepos, donde los indígenas locales lograron conservar cierta autonomía, aunque diezmados por las enfermedades y el mestizaje. En 1720 apareció por primera vez el nombre del lugar como la «Punta de Arena». Fue el panameño Miguel Antonio de Unanué el primero en utilizar la lengua de tierra de Puntarenas como puerto de embarque.

Fue declarado Puerto Mayor del país en 1814 por las Cortes de Cádiz a instancias del gobernador Tomás de Acosta y Hurtado de Mendoza.

En 1834 se intentó trasladar el puerto a Caldera, pero seis años después volvió a Puntarenas como puerto del Estado y luego como puerto franco.

En 1848 debido a la poca población, Puntarenas era denominado una comarca.

Geografía

La provincia de Puntarenas se caracteriza por su relieve litoral largo y accidentado. Su geografía es irregular, contando con zonas pantanosas (Corcovado), islas (Chira, Venado, Negritos, San Lucas, Herradura, Bejuco, Caballo, Cedros, Cuchillos, Violín), manglares y penínsulas (Nicoya, Osa y Burica). De sus once cantones, solamente cuatro no tienen costas en el Pacífico: Buenos Aires, Coto Brus y Corredores, ubicados en la región sureste de la provincia, en el valle del río Grande de Térraba, y Montes de Oro, localizado al norte del cantón central de Puntarenas.

Los sistemas montañosos apenas superan los 800 msmn. La fila Costeña o Brunqueña, una ramificación de la Cordillera de Talamanca, discurre paralela a la costa y encierra los valles de Coto Brus y el General, al sureste de la provincia. Esta fila está atravesada por el río Grande de Térraba, el más largo del país, y la divide en una sección meridional, con los cerros Zapote (1.440 msnm) y Anguciana (1.707 msnm), y otra septentrional, donde destacan los cerros Palmar Norte (1.070 msnm) y Uvita (1.223 msnm).

Otros sistemas montañosos menores de la provincia están constituidos por la vertiente sur de la sierra de Tilarán, algunos cerros de la península de Nicoya y las primeras estribaciones de la cordillera de Talamanca. En la península de Osa sobresalen los cerros Rincón (745 msnm), Brujo (617 msmn), Chocuaco (647 msnm) y Salsipuedes. En la península de Nicoya se destacan los cerros Azul (1.018 msnm) y Frío (755 msnm).

El litoral de Puntarenas tiene una dirección noroeste-sureste y comprende tres grandes unidades geográficas:

El Golfo de Nicoya y el extremo de la península de Nicoya, donde se encuentran Paquera, Lepanto y Cóbano, distritos del cantón central de Puntarenas. El golfo se caracteriza por un perímetro costero sinuoso, con acantilados y áreas de manglares. En la costa oriental del golfo sobresale una lengua de tierra, en donde se encuentra la ciudad de Puntarenas. Hacia el sureste de Puntarenas, se halla el puerto de Caldera, el más importante del Pacífico costarricense.

Un sector llano y más rectilíneo con numerosas playas, que abarca desde bahía Herradura hasta bahía Coronado. En este largo litoral se ubican gran cantidad de poblaciones, entre las que pueden mencionarse Jacó, Parrita, Quepos, Dominical y Uvita.

La península de Osa con el golfo Dulce y la mitad occidental de punta Burica. Aquí se encuentra la ciudad de Golfito, importante depósito libre comercial.

El Golfo de Nicoya encierra un archipiélago de islas situadas alrededor de la península de Nicoya, entre las que destacan la isla de Chira y la isla San Lucas. Otras islas importantes de la provincia son la isla Herradura, localizada en la bahía del mismo nombre, y la isla del Caño, ubicada en la bahía de Coronado. Esta última destaca debido a que en el pasado fue utilizada como sitio ceremonial y cementerio por las culturas aborígenes que habitaron este sector de la provincia. La isla del Coco, situada en el océano Pacífico y de rica biodiversidad, es un importante parque nacional y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

 

Powered By Website Baker