Embajada de Costa Rica

Desarrollo del Estado Liberal 1870  1892

 
En 1870, Jesús Jiménez Zamora sería derrocado por Tomás Guardia Gutiérrez, quien llamaría a una nueva Asamblea Nacional Constituyente que redactaría una nueva Constitución en 1871, siendo esta la carta que tuvo más vigencia en la historia del país hasta 1949. Guardia abolió la pena de muerte y fijó el periodo presidencial en cuatro años. 
 
En 1876 fue elegido Aniceto Esquivel Sáenz, con Guardia como jefe del ejército y teniendo siempre el control del país, tomando de nuevo el poder en 1880. Guardia, de corte liberal, protagonizaría un gobierno duro y progresista. Iniciaría la concesión para la construcción del primer ferrocarril al Atlántico, obra encargada al ingeniero estadounidense Minor Cooper Keith, que a la postre también desencadenaría la explotación del banano como recurso de exportación. En esta época se dan las primeras inmigraciones masivas de italianos, jamaiquinos y chinos para trabajar en la construcción del ferrocarril. Guardia moriría en el cargo y sería sucedido por Próspero Fernández, quien prepararía al país para una eventual guerra contra las intenciones del general guatemalteco Justo Rufino Barrios, que intentaría reunificar Centroamérica por la fuerza, pero con la muerte de Barrios se evitaría la guerra. En su gobierno se redactarían nuevos códigos civil, militar y fiscal. Fernández también expulsaría del país, en 1884, a los jesuitas, junto con el obispo Bernardo Augusto Thiel, acusando al clero de tener injerencia política.
 
A la muerte de Fernández en el cargo, el gobierno pasaría a Bernardo Soto Alfaro, quien dedicó su gestión al desarrollo cultural y material del país. Durante su gobierno se destacaría la labor de Mauro Fernández Acuña, quien lograría la fundación de la Escuela Normal, para formación de personal docente, la firma de la Ley General de Educación Común, que ampliaba la educación secundaria, así como la fundación del Liceo de Costa Rica, el Instituto de Alajuela y el Colegio Superior de Señoritas entre 1887 y 1888, y el cierre de la Universidad de Santo Tomás. En 1887, se crearía el Museo Nacional de Costa Rica. Durante esta década, también, se inauguró el servicio nacional de teléfonos. En 1888, se introduce el matrimonio civil y el divorcio, así como la secularización de los cementerios.
 
Durante el gobierno de Soto, se establecería en el país la Cruz Roja y se crearía la lotería nacional para el financiamiento de hospitales. Tras las elecciones de 1889, el gobierno de Soto intentó desconocer el resultado que daba ganador, por abrumadora mayoría, a José Joaquín Rodríguez Zeledón. El 7 de noviembre de ese año, la población entera, bajo el liderazgo de Rafael Yglesias Castro, se levantó a favor del triunfo electoral de Rodríguez en la primera jornada cívica y popular de la historia costarricense, por lo cual ese día es recordado como el Día de la Democracia Costarricense. Soto prefirió apartarse del poder antes que reprimir a la población, entregando el gobierno al Dr. Carlos Durán Cartín, primer designado, quien seis meses después entregó el gobierno a Rodríguez.
 
Durante el gobierno de Rodríguez Zeledón, se inauguraró el monumento a Juan Santamaría (1891), si bien su mandato se caracterizaría por actuaciones arbitrarias en el ejercicio de sus funciones. Le sucedería en el cargo Rafael Yglesias, cuya administración fue dinámica y progresista, donde se inauguró el Monumento Nacional de Costa Rica (1895), la Escuela de Bellas Artes y el Teatro Nacional (1897), se implantó el Patrón Oro, se inició la construcción del ferrocarril al Pacífico y se efectuaron muchas otras obras de progreso. En 1899, se fundaría la compañía transnacional United Fruit Company, que controlaría la producción y exportación del banano durante el siglo siguiente, y cuya presencia desencadenaría importantes movimientos sociales en el siglo XX.
 
Durante el segundo período de Rafael Yglesias, en 1900, se inauguró el tranvía en San José, se publicaron las primeras novelas costarricenses (El Moto y Las Hijas del Campo, de Joaquín García Monge) y se introdujo el primer automóvil, propiedad de Enrique Carranza. En 1902, sucedió a Yglesias Ascensión Esquivel Ibarra, cuyo gobierno fue austero y con una severa economía. Durante este gobierno, se adoptó la actual letra del Himno Nacional, escrita por José María Zeledón Brenes.
 
En 1906 iniciaría el primer mandato de Cleto González Víquez, quien amplió la cañería de San José y las de otras ciudades. Se preocupó grandemente por la higiene pública y los servicios municipales. Construyó el edificio (ya derribado) de la antigua Biblioteca Nacional y terminó el ferrocarril al Pacífico (1910). Le sucedió Ricardo Jiménez Oreamuno (1910-1914), bajo cuyo mandato se aprobó el voto directo y se graduó la primera mujer bachiller de secundaria del Liceo de Costa Rica, Ángela Acuña. En 1910, un terremoto destruyó la ciudad de Cartago, que debió ser reconstruida.
 
En 1914 ascendió al poder Alfredo González Flores, quien creó el Banco Internacional de Costa Rica. Durante su gobierno se dictaron importantes leyes en materia tributaria. Fue derrocado en 1917 por su Ministro de Guerra, Interior y Defensa Nacional, Federico Tinoco Granados, rompiendo con 27 años de estabilidad política y orden constitucional. El gobierno de Tinoco se caracterizó por su carácter represivo y la constante violación de los derechos civiles y políticos, así como el abuso en el manejo de los fondos públicos. Hubo varios levantamientos en su contra, como la «Revolución del Sapoá», dirigida por Julio Acosta García, sin embargo, fueron reprimidos con dureza e incluso con el asesinato de varios líderes opositores como el periodista Rogelio Fernández Güell y el educador Marcelino García Flamenco en 1918.
 
La caída de Federico Tinoco comenzó en 1919, cuando la población del Gran Valle Central -encabezada por educadores como Carmen Lyra, los estudiantes de secundaria y trabajadores- se lanzaron a las calles a protestar contra una exacción que el gobierno pretendía hacer en los sueldos de los maestros, y proletarios. Las manifestaciones y desfiles terminaron por incendiar «La Información», periódico al servicio de la dictadura. Pocas semanas después, el hermano del dictador y Ministro de Guerra Joaquín Tinoco, es asesinado en la esquina de su casa por un desconocido y pocos días después, el dictador, su familia y sus gentes más cercanas, fueron exiliaron del país y se establecieron en Francia, dejando el país arruinado y agotado.
 
Tras los interinatos de Juan Bautista Quirós Segura y de Francisco Aguilar Barquero, las elecciones de 1920 las ganaría Julio Acosta García. En este mismo año haría su debut en el Metropolitan Opera House el tenor costarricense Manuel Melico Salazar, con una obra de Verdi.
 
En 1921 el país se vio envuelto en un conflicto armado con la República de Panamá conocido como la Guerra de Coto. En 1922, el Banco Internacional es declarado única entidad emisora de moneda, y un año después, Costa Rica obtendría una importante victoria judicial contra la Gran Bretaña en el litigio arbitral fallado por el Laudo Taft.
 

En 1924, Ricardo Jiménez vuelve a ser electo presidente de la república. Durante ese período creó el Banco Nacional de Seguros (hoy Instituto Nacional de Seguros) y el Banco de Crédito Hipotecario. Impulsó la ganadería y la agricultura, creó la escuela de Agricultura y el Ministerio de Salud. Inició la electrificación del ferrocarril al Pacífico y la construcción del nuevo muelle de Puntarenas. En 1928 Cleto González Víquez es nuevamente electo. Durante esta administración comenzó la pavimentación de las calles de San José, mejoró algunas carreteras en el Valle Central, y terminó la obra de la electrificación del ferrocarril al Pacífico. 

Powered By Website Baker