Embajada de Costa Rica

Campaña Nacional de 1856 - 1857

 
La mayor amenaza a la estabilidad política y cultural del país se vivió durante el ascenso al poder en la vecina Nicaragua del filibustero estadounidense William Walker, quien en 1854 arribó a Nicaragua por petición del bando democrático que estaba en medio de una encarnizada guerra civil en contra del gobierno legitimista. Walker aprovechó la situación para hacerse nombrar presidente del país y se ganó el recelo de ambos partidos y pronto del resto de Centro América. Dos de sus primeras medidas fueron la instauración de la esclavitud y del idioma inglés como semioficial junto con el español.66 Entre julio y noviembre de 1855 y tras diversas batallas enmarcadas dentro de la Guerra Nacional de Nicaragua, William Walker había logrado hacerse con el control del gobierno nicaragüense del presidente provisorio Patricio Rivas, el cual, bajo presión de Walker, había firmado un decreto de "colonización" para atraer más filibusteros y colonos estadounidenses a Nicaragua. Ante la amenaza que esto significaba para la integridad territorial costarricense, el presidente Juan Rafael Mora Porras había emitido dos proclamas entre noviembre de 1855 y marzo de 1856 advirtiendo del peligro filibustero y llamando a las armas al pueblo costarricense. El 1 de marzo, Mora Porras declaró la guerra a los filibusteros, marchando el ejército el 4 de marzo hacia Nicaragua, con 4000 efectivos al mando de José Joaquín Mora Porras, hermano del presidente. El 16 de marzo, una fuerza de los filibusteros al mando del coronel Louis Schlessinger invade Costa Rica, llegando a Santa Rosa, Guanacaste, el 19 de marzo.
 
El 20 de marzo de 1856, las tropas de Mora y de Schlessinger se encontraron en la Hacienda Santa Rosa. En menos de 15 minutos, los hombres del general Mora infringieron una dura derrota a los invasores y les obligaron a huir a través de las montañas guanacastecas, hecho que se conoce como Batalla de Santa Rosa.
 
El 11 de abril de 1856, los filibusteros y sus aliados del bando democrático, al mando de William Walker en persona, atacaron por sorpresa la ciudad de Rivas, que unos días antes había sido ocupada por el ejército costarricense, dirigido por el propio presidente Mora, dando inicio a la Segunda Batalla de Rivas. La batalla fue cruenta y larga, con grandes pérdidas para ambos bandos, pero sobre todo porque los filibusteros, habiendo tomado posición en un mesón de la ciudad conocido como el "Mesón de Guerra", infringían duros golpes al ejército costarricense. El alto mando costarricense concluye en la necesidad de incendiar dicho edificio, misión que el presidente Mora encomienda al general José María Cañas pues era la única manera de hacer que los soldados de Walker abandonaran dicha posición. Tras varios intentos, el objetivo lo logró el soldado alajuelense Juan Santamaría, quien fue mortalmente herido por el enemigo. Antes de morir, logró prender fuego al mesón y así contribuyó a la victoria costarricense en Rivas.
 
Tras la victoria de Rivas, no obstante, el ejército costarricense se vio obligado a replegarse de la ciudad ante la aparición de la epidemia de cólera morbus, que terminaría costando la vida a 10 000 costarricenses (el 10% de la población nacional en esa época), al dispersarse la infección con el regreso del ejército al país. No fue sino hasta 1857 cuando Costa Rica vuelve a entrar en la guerra, ahora aliada con el resto de los ejércitos centroamericanos, con la decisiva Campaña de la Vía del Tránsito (toma de todo el río San Juan para cortar la ruta de aprovisionamiento de los ejércitos filibusteros), dirigida por Máximo Blanco. Esta etapa de la historia costarricense, será la culminación del proceso de consolidación de la independencia y el inicio del proceso de formación de la identidad nacional.
 
En 1858, se firma el Tratado Cañas-Jerez que delimita la frontera con Nicaragua, tratado que es confirmado en 1888 por el Laudo Cleveland.
 
En 1859, Juan Rafael Mora Porras es derrocado y exiliado por sus enemigos políticos, quienes ponen en el gobierno a José María Montealegre Fernández, pero en 1860, Mora intenta recuperar el poder. Derrotado, es fusilado, junto al general Cañas, en la ciudad de Puntarenas acusados de "traición a la Patria", crimen que ha sido desmentido en la actualidad.
 
Jesús Jiménez Zamora gobierna entre 1863 y 1869, para luego ser derrocado por los generales Máximo Blanco y Lorenzo Salazar, quienes colocan de nuevo a José María Castro Madriz.En 1866 se crea la primera línea de telégrafos que comunica a la capital San José con las provincias del Valle Central y posteriormente con la Comarca de Puntarenas. En 1864, se funda el Banco Anglo Costarricense, de fuerte capital británico.
 

En 1868, Blanco y Salazar vuelven a derrocar a Castro Madriz para poner de nuevo a Jiménez, quien durante su segundo periodo elabora una nueva Constitución donde se declara la educación básica como gratuita y obligatoria. 

Powered By Website Baker