Embajada de Costa Rica

Héroes y mitos de Costa Rica

 
Las raíces de la cultura y la identidad de los costarricenses, como en cualquier comunidad, se perfilan en la presencia dentro del inconsciente colectivo de sus héroes y mitos que simbólicamente actúan como una declaración de principios, modelos a seguir y en general su cosmogonía. Tienen una base que colectivamente se acepta como veraz, una forma estética de expresar un razonamiento, con la ventaja de que se saltan las precisiones metodológicas historicistas y académicas.
 
Dentro de los destacados por su vigencia popular cabe citar: el realismo mágico, Juan Santamaría, Don Juanito, Costa Rica como mito (blanca, católica, linda y rica, el país más feliz del mundo, los democra-ticos), mitología ancestral, las bolas de piedra, La Negrita, Don Pepe, Calderón Guardia, Franklin Chang, entre otros.
 

A raíz de esas condiciones coloniales donde incluso la aristocracia en muchos casos debía trabajar y realizar ciertas labores impensables en otras partes del continente, es que en Costa Rica las diferencias sociales nunca fueron demasiado radicales en comparación a otros países. Como ejemplo de esto podría mencionarse que hasta bien entrado el siglo XX era común que los hijos de los ricos y de los pobres asistieran a los mismos centros educativos, los matrimonios entre personas de distintas clases sociales no eran necesariamente tabú (incluso algunas primeras damas fueron de origen humilde) o que las clases medias podían acceder a cargos públicos y políticos. En Costa Rica era perfectamente factible desde el siglo antepasado y principios del XX que los hijos de obreros, campesinos o artesanos podían ir a la universidad y convertirse en abogados, médicos, etc., y muchos diputados que han llegado al parlamento ejercían profesiones humildes o provenían de hogares de clase media y baja, casos como Arnoldo Segura Ferreto (maestro), Francisco Vargas Vargas (médico proveniente de una familia humilde de agricultores), Juan Guillermo Brenes Castillo (campesino), etc. Si bien muchas de estas tradiciones, como la igualdad de oportunidades indistintamente de la profesión de los padres o el que menores de distintas clases sociales asistan juntos a los mismos centros se ha ido perdiendo especialmente a partir de las reformas neoliberales de los ochentas, aún es común que en Costa Rica los presidentes, diputados, alcaldes y otras figuras políticas caminen por las calles sin escolta de seguridad, asistan a eventos públicos como un ciudadano más o haga uso de servicios públicos. 

Powered By Website Baker